Gordos.comDietas para adelgazar rapido y bajar de peso GRATIS

Gordos.comDenunciasDenuncia su exclusión del Ejército por sobrepeso

Denuncia su exclusión del Ejército por sobrepeso

por Gordos.com © |   | 8539  |  Google +


Rubén Darío Valeiras Gómez tiene 27 años y pesa 132 kilos, muchos más de los permitidos en las Fuerzas Armadas (FAS). A pesar de su sobrepeso superó todas las pruebas selectivas –incluido el reconocimiento médico y las pruebas físicas– que se exigen para ingresar en el Ejército y, a principios de año, consiguió hacerse con una de las plazas de artillero que se ofertaban para La Rioja.

Sin embargo, una vez dentro, sus kilos de más se convirtieron en una auténtica pesadilla desde que, el 10 de enero, ingresó en el Centro de Instrucción y Movilización número 2 (Cimov-2) de Tierra en el acuartelamiento de Camposoto.

Los mandos militares detectaron su sobrepeso nada más llegar. Ni siquiera había uniforme para él. Y se dieron cuenta del error: Rubén, muy por encima del peso límite fijado en el cuadro de exclusiones médicas, nunca debería haber sido admitido en las FAS. Pero ya estaba dentro.

El Cimov-2 lo excluyó de toda actividad física, ejercicio o instrucción durante el periodo de formación mientras tramitaba su exclusión por su obesidad, una situación que Rubén considera injusta, sobre todo porque ese mismo sobrepeso no le eximió hace casi una década de cumplir con el Servicio Militar Obligatorio que realizó además en el Ejército del Aire.

Curiosamente, y dada su experiencia militar, al llegar a Camposoto se le asignó la responsabilidad de la primera guardia de cuartelero, en la que tuvo que organizar la llegada e incorporación de sus compañeros.

"Comprendo que estoy dentro del cuadro de exclusiones médicas pero ya estoy dentro del Ejército y mi situación es totalmente reversible", dice Rubén, que se queja de que ni siquiera le hayan dado una oportunidad para quedarse. "Desde el primer día –afirma- me han querido echar porque estoy gordo".

Consciente de su problema y sabiendo que todo pesaba a favor de su exclusión, Rubén se puso a dieta y consiguió perder varios kilos, aunque no los suficientes. Desde el Cimov-2 se tramitó un nuevo reconocimiento médico, en este caso en el Hospital General de la Defensa-San Carlos, para solicitar su exclusión de las Fuerzas Armadas por motivos de sobrepeso.

Entretanto, el periodo de instrucción se convirtió para Rubén en una situación totalmente insoportable. Sujeto al régimen del cuartel pero sin uniforme –dice que no existen tallas adecuadas a su corpulencia– y excluido de toda actividad física y deportiva –hasta de la voluntaria– y de la instrucción militar, ha pasado casi dos meses sin saber qué va a ocurrir con él. Iba, eso sí, a las clases téoricas y realizaba los exámenes correspondientes que, sostiene, hasta sacaba con nota.

Rubén pidió ayuda a la Oficina de Atención al Soldado pero todo quedó en una llamada telefónica en la que le dijeron que no se preocupara. Pero nada ha vuelto a saber de ellos. Esta semana, cuando apenas le faltan unos días para jurar bandera, le notificaron su exclusión definitiva de las Fuerzas Armadas por su sobrepeso. En unos días Rubén tendrá que abandonar el Cimov-2 y despedirse de su sueño de ser soldado.


comments powered by Disqus