Gordos.comDietas para adelgazar rapido y bajar de peso GRATIS

Gordos.comSociedadAlarma en Medellín por las 'pastillas azules', peligroso medicamento para bajar de peso

Alarma en Medellín por las 'pastillas azules', peligroso medicamento para bajar de peso

por Gordos.com © |   | 46935  |  Google +


 

Pese a ser clandestinas, porque no tienen marca ni registro del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), las pastillas son fáciles de conseguir.

Las opciones van desde compañeras en la universidad, que las venden sueltas, hasta centros de estética y empleados de gimnasios, que venden el frasco.

EL TIEMPO comprobó, llamando al azar a centros de estética y gimnasios, que es fácil conseguir quien le venda las pastillas a una joven. El frasco de 30 unidades se vende a 100 mil pesos, cada pastilla cuesta un promedio de 5 mil pesos y las llamadas 'argentinas' parecen ser las preferidas.

En algunos casos, para lograr que se suministre información, hay que mencionar a la persona que recomendó llamar. A veces, hay que encargarlas, dicen no saber quién las distribuye y en algunos casos no es la institución la que las vende sino que el negocio es manejado 'por debajo' por alguno de sus empleados.

Sin tener en cuenta sus efectos negativos en el organismo, sin ningún examen médico, ni advertencia, estas personas recomiendan no solo el consumo sino la dosis.

"Vos con unas cinco es mucho lo que bajás, de tres a cuatro kilos en mes y medio. No tienen ninguna contraindicación, pero como todos los organismos no son iguales, de pronto te da un medio mareíto, mientras el organismo asimila la droga. Eso te daría uno o dos días si es que te da. Lo bueno es que regula el metabolismo y no deja engordar. No hay que hacer dieta y te trabaja sola", dijo por teléfono una esteticista que vende las pastillas azules.

Puede ser mortal

Las pastillas azules fueron analizadas en los laboratorios de toxicología de la Universidad de Antioquia.

Ubier Gómez, médico toxicólogo del Hospital Universitario San Vicente de Paúl, estuvo presente en el estudio realizado y afirmó que estas tabletas contienen anfetaminas y estimulantes como la seudo-efedrina, causantes de hipertensión, aumento de la frecuencia cardiaca y arritmia.

Según el galeno, además de producir adicción, el consumo de anfetaminas se asocia con la liberación de adrenalina, lo que mejora las funciones de resistencia y baja el apetito. Dejarlas produce ansiedad, irritabilidad, psicosis y recuperación de peso.

La pérdida de peso se produce porque se libera el neurotransmisor, que permite sentir saciedad, y a que se aumentan de manera artificial sustancias como la adrenalina, la dopamina y la serotonina, que causan el deseo de estar activo. A esto se suma la disminución del apetito y el sueño.

Gómez insiste en el alto riesgo de muerte súbita, a causa de arritmia maligna, en el que se encuentran las jóvenes que además de las pastillas hacen una dieta estricta, se exceden en ejercicio físico y desconocen sus antecedentes de enfermedades cardiacas.

Medicamentos legales

El consumo sin control de pastillas adelgazantes no se limita a las que circulan ilegalmente.

EL TIEMPO confirmó que varias droguerías de Medellín venden sin exigir fórmula médica el genérico Sibutramina, que también viene con otros nombres según la marca. Son drogas con registro del Invima y que en su empaque aclaran que necesitan prescripción médica. La indican para tratamientos de obesidad y no produce dependencia.

"Para consumir Sibutramina es necesario un examen físico en el que se detecte obesidad, se descarte una arritmia cardiaca, el consumo de medicamentos antidepresivos como la Fluoxetina, la propensión a convulsiones, la hipertensión, una evacuación intestinal anormal y un sueño inadecuado", afirmó el toxicólogo Gómez.

La nutricionista Stella Moreno, integrante del Grupo de Investigación de Trastornos de la Conducta Alimentaria de la Universidad de Antioquia, considera que la venta sin control de estos medicamentos es una de las causas de anorexia y bulimia.

"Aunque en el país no haya estudios que muestren las estadísticas de mujeres fallecidas a causa del consumo de pastillas, debido a la dificultad para diagnosticar las verdaderas causas de un deceso, recibo en promedio en la semana cuatro mujeres que toman algún medicamento para adelgazar", afirmó Moreno, resaltando el hecho de que jóvenes que no tienen necesidad de tomar las pastillas, las ingieren sin pensar en el costo para la salud.

Estudios realizados por este grupo de investigación revelan que el 17,7 por ciento de las adolescentes en Medellín y su Área Metropolitana padece de anorexia o bulimia.

Un caso

Cuando Verónica* lo escuchó, no lo podía creer. Sus amigas de la universidad encontraron la solución a esos 'gorditos' en unas pastillas famosas por sus efectos milagrosos e instantáneos.

Sin importar el precio, esta joven de 22 años recurrió a los contactos de sus amigas para comprar el primer frasco transparente de tapa blanca, sin etiqueta, con las conocidas 'pastillas azules' o enmagrecedoras, famosas hoy entre las jóvenes de Medellín, en universidades, gimnasios y academias de modelaje.

En su ansiedad por alcanzar la talla 4, que siempre había soñado, Verónica entró en un mercado clandestino de pastillas, que según estudios, contienen anfetaminas y pueden producir la muerte.

Verónica cuenta que se tomó una cuarta parte de la tableta diariamente a las 11:30 de la mañana durante cinco días, al cabo de los cuales empezó a sentir arritmia, boca seca, visión borrosa, insomnio y sudoración.

*Nombre cambiado por petición de la fuente.

'El proceso de vigilancia y control es lento'

El médico Héctor Jaime Garro, director de Vigilancia y Control del Sistema General de Seguridad Social, de la Dirección Seccional de Salud de Antioquia, afirmó que a pesar de que conoce las pastillas azules, apenas se están recibiendo quejas.

"El proceso de vigilancia y control es lento. Aun estamos en el proceso de detectar los puntos de distribución para luego proceder al examen químico de la pastilla y definir si su uso es prohibido", dijo.

Según él, en caso de encontrar el punto de distribución y comprobar que las drogas son ilegales, la entidad de control, en conjunto con la Fiscalía y la Dijín, procederán al decomiso, incautación y al proceso judicial con las personas detrás del producto ilícito.

Sobre la Sibutramina, Garro dijo que la distribución sin prescripción médica es alarmante. "Sin embargo, el consumo es también responsabilidad de quien las compra. Así como en una botella de licor está la advertencia de que el alcohol es perjudicial para la salud, en la caja del medicamento también dice que se debe vender bajo fórmula médica".

Además de la irresponsabilidad del farmaceuta y del consumidor, el funcionario atribuye la libre distribución de la Sibutramina, a que ésta no es considerada una anfetamina y por lo tanto no requiere del mismo control.

Según el funcionario es muy difícil sancionar a las farmacias, porque implicaría encontrar al farmacéutico en flagrancia. "Primero, la comunidad se debe quejar ante la institución de Vigilancia y Control de la Seccional de Salud de Antioquia, para proceder con acciones como decomisos, multas, actividades pedagógicas y cierre de establecimientos".

 


comments powered by Disqus