Gordos.comDietas para adelgazar rapido y bajar de peso GRATIS

Gordos.comSaludMedicamentos para adelgazar y sus riesgos para la salud

Medicamentos para adelgazar y sus riesgos para la salud

por Gordos.com © |   | 21221  |  Google +


La obesidad es un problema mundial, una epidemia de grandes dimensiones, un factor de riesgo de gran importancia para la aparición de muchas enfermedades. La relación entre las enfermedades cardiovasculares, la primera causa de muerte en el mundo, y la obesidad es innegable, el estar gordo significa que has comprado los pasajes para embarcarte en el autobús que te ha de llevar a la diabetes y muy probablemente a tener un hígado graso. La obesidad no es un problema de estética, es una enfermedad, es un problema, es un trastorno metabólico que tenemos que verlo seriamente.

Disminuir de peso reduce muchísimos riesgos, pero las técnicas que pudiéramos estar utilizando para lograrlo podría estarle dando la razón al dicho popular que dice que es peor el remedio que la enfermedad. Es preocupante la cantidad de personas, sobre todo mujeres que están utilizando remedios "milagrosos", naturales o sintéticos para perder de peso sin ninguna prescripción médica y sin ningún estudio previo, atendiendo por lo general las indicaciones de la amiga, del vendedor de la farmacia o de la tienda naturista o deslumbrados por las campañas publicitarias de los medios de comunicación. Es importante para nuestra salud que conozcamos qué son estos medicamentos para adelgazar y cuales son sus riesgos.

Las medicinas más utilizadas para adelgazar en forma rápida, con o sin receta médica y que pueden tener consecuencias nocivas para la salud cuando se consumen sin control médico, las podemos clasificar de acuerdo al efecto que producen o que dicen producir en: diuréticos o laxantes, reductores de la absorción de grasas, reductores del apetito y quema grasas o aumentadores del metabolismo.

Los diuréticos y laxantes son presentados en forma de pastillas o infusiones "naturales" como té o algunas plantas conocidas y eficaces para algunos trastornos de estreñimiento, pero la gordura no es por retención de líquidos y perder más líquidos que los necesarios tanto por la orina como por esas diarreas inducidas por purgantes lo que produce es una deshidratación que induce a una pérdida de peso engañosa, con gran disminución de elementos necesarios para la vida como el potasio, vitaminas y minerales. Pudiendo producir además con el uso continuo hinchazón, arritmias, ataques al corazón, problemas de los riñones y la muerte.

Los medicamentos para adelgazar que actúan inhibiendo la absorción de las grasas a nivel intestinal, han invadido las vitrinas de las farmacias y tiendas naturistas e incluso cadenas de ropas íntimas, pero la gran mayoría no tiene evidencia científica de su efecto; no obstante la automedicación con estos productos puede traernos problemas por los riesgos de provocar alteraciones del ritmo del corazón, aumento de la tensión arterial, problemas digestivos, como goteo anal de grasas, mala absorción intestinal, boca seca, fatiga, además de impedir la absorción de ciertos medicamentos e interactuar negativamente con ellos.

Los inhibidores del apetito pueden ser productos a base de fibras que se hinchan en el estómago y dan la sensación de saciedad y, aunque no son peligrosos, pueden provocar molestias en personas con intestino sensible y producir estreñimiento si no se asocia a un aumento del consumo de agua. Otro grupo dentro de esta categoría son las drogas inhibidoras del apetito que contienen sustancias que actúan en el cerebro y tienen peligrosos efectos secundarios y alto riesgo de adicción, pudiendo producir trastornos gastrointestinales, alteraciones endocrinas y cáncer de colon.

Los medicamentos quema grasa para adelgazar aumentando el gasto energético y que nos inducen a creer en la fantasía de la reducción de peso sin movernos del chinchorro no tiene lógica científica. Para quemar muchas calorías sin movernos, nuestra temperatura corporal tendría que ser similar a la de un horno. Muchos de estos medicamentos son concentrados hormonales de tiroides y otras sustancias que aumentan el metabolismo y que pueden producir en las personas que lo consumen: nerviosismo, inquietud, insomnio, hipertensión arterial, arritmias cardiacas, dolores de cabeza, vómitos, diarreas o estreñimiento, opresión en el pecho, además de producir alteraciones menstruales y alteraciones de la libido en la esfera sexual, caída del cabello y trastornos urinarios. Las sobredosis pueden producir temblores, alucinaciones, trastornos respiratorios y de los riñones, convulsiones y llegar hasta la muerte.


comments powered by Disqus