Nuestros foros de discusión

    La gordura no es su culpa (II)

    por Jennifer Barreto
    domingo, 01 julio 2007

     
     Chic@s lo prometido es deuda.  Acá les traigo la segunda parte del interesante artículo que escribe mi amigo el Dr. Ludwig Johnson en la revista !Todo en Domingo! del periódico !El Nacional!.

     

    !EL DIETAGRAMA ES EL ÚNICO SISTEMA DE PÉRDIDA DE PESO QUE PERMITE DESCUBRIR EL TIPO METABÓLICO

    < -- '''SUMARIO''' fin-->< -- '''AUTOR''' inicio-->< -- '''VIENEDE''' inicio-->< -- '''VIENEDE''' fin-->< --'''CONTENIDO''' inicio -->

    Si hiciera un estudio de su familia, se daría cuenta de que sólo existen cuatro tipos de personas: Los que comen lo que engorda y no engordan, los que comen lo que engorda y engordan, los que no comen lo que engorda y tampoco engordan, y los que no comen lo que engorda y aun así engordan. Por favor, dígame, ¿a cuál grupo pertenece usted? Lo sabía. Usted es de los que no comen y engordan, o de los que comen y engordan (sea como sea, usted es de los que engordan, si no, no estaría leyendo este artículo). ¿Y sabe por qué? Porque su insulina, su serotonina, su cortisol, su leptina, su dopamina, su norepinefrina, su GABA y su colecistoquinina no se encuentran en equilibrio. Permítame explicarle.

    Todas estas son sustancias (hormonas y neurotransmisores) que juegan un importantísimo papel en su apetito y metabolismo. La relación entre ellas y muchas otras determina la neuroquímica de un individuo. Las personas del tipo !no comen lo que engorda y no engordan! no sienten la necesidad !urgente! que usted puede llegar a experimentar por los alimentos engordantes. Tienen sus neuroquímicos en orden, por eso la comida les representa únicamente placer. Difícilmente engordarían o comerían en exceso; sin embargo, existen personas para quienes la comida es la medicina con la que regulan su neuroquímica (aquellos con bajos niveles de serotonina y/o GABA). Igualmente, existen personas que aun comiendo poco almacenan muy fácilmente los alimentos en forma de grasa (personas insulinorresistentes y aquellos con deficiencia de leptina).

    De todos ellos ha nacido el Dietagrama,el único sistema de pérdida de peso que permite descubrir el tipo metabólico al que usted pertenece,haciéndole posible romper definitivamente con los límites bioquímicos que desde siempre,o a partir de cierta edad, le han hecho resistencia a perder peso de manera fácil y definitiva.

    Tome el ejemplo de Alfredo. Ex modelo de pasarela y actual empresario. Engordó vertiginosamente después del matrimonio por lo que visitó una innumerable cantidad de médicos,!El último me refirió a un psicólogo para que me enseñara a controlar las emociones. ., pero ese no era mi problema. Mi problema era que después de dos semanas a dieta, el cuerpo me pedía las harinas; estaba considerando operarme el estómago!. Hoy,Alfredo tiene 52 kilos menos y una vida feliz. Toma GABA y L-Glutamina –dos nutrifármacos que usted también conseguiría en cualquier tienda naturista–,que le hicieron perder su !ansiedad! por el pan.

    ¿Y el caso de Irene? Su madre estaba desesperada. !Se la pasaba comiendo escondida. . ya no sabía qué hacer!. Con tomar alpha lipoic acid, Irene superó su adicción por el dulce y comenzó a perder peso. Tenía hiperinsulinismo, una condición que aunque su médico se la había diagnosticado, nunca llegó a indicarle tratamiento porque !con hacer dieta se quita!. ¿Y Miguel? Un hombre exitoso,pero que por las noches no se controlaba. !Me daba rabia que no se fueran de la cocina. Yo siempre necesitaba volver a comer después de la cena!.

    Miguel, como Irene, tenía hiperinsulinismo,pero con el sistema nervioso sobre excitado por el estrés crónico del trabajo. Sus glándulas adrenales estaban !agotadas! y sus niveles de noradrenalina eran bajos. Miguel requirió tomar alpha lipoic acid y tirosina para restablecer su bioquímica y no requerir automedicarse con comida. O Verónica. Que debía perder 20 kilos para corregir la eventración que le dejó una operación. !O estaba o no estaba a dieta. Lo desesperante era ver que quería, pero que no podía. Vivía con el enemigo por dentro!. Su cuerpo no producía suficiente serotonina. Insomnio, dolores musculares, rigidez matutina, depresión, migrañas, cansancio y mareos, además de su comida emocional, la ponían en evidencia. Nunca antes escuchó hablar de fibromialgia, la condición que explicaba su necesidad por las carbodrogas con la que había vivido los últimos años.

    5-HTP y arginina cambiaron su vida.

    Cuídese y hasta pronto, Dr. Johnson. !
    Ludwig Johnson info@ludwigjohnson.com

    < -- '''CONTINUA''' inicio-->< -- '''CONTINUA''' fin-->